En el sur: Café Negro

Ahora que nos mudamos un poco más al sur de la ciudad ya no podemos ir cómodamente caminando a uno de nuestros cafés favoritos, entonces estamos buscando nuevos favoritos. 


Coyoacán no fue una de nuestras primeras opciones para empezar a buscar, quizá porque ambos fuimos asiduos visitantes de Coyoacán en los noventas y dosmiles y entonces no había (ni en la zona ni en toda la ciudad) muchas opciones para ir a tomar un buen café y sentarte cómodamente a platicar.


En realidad basta con una búsqueda rápida en foursquare para darse cuenta de que ya no es así: los cafés han florecido en Coyoacán. 


De hecho, ya habíamos conocido Café Negro hace unos años, cuando era un pequeño localito. No lo recordábamos, pero nos tomamos un buen americano porque íbamos pasando y nos pareció lindo el lugar. 


Ahora ha crecido y ofrece mucho más que buenos cafés: los postres son extraordinarios y también lo es la vista en la barra paralela a la calle de Centenario, estratégicamente colocada para ver pasar gente (uno de nuestros deportes favoritos). 


Café Negro es versátil. Funciona para comprar un café para llevar e irte a sentar a la plaza de Coyoacán, que está a unos pocos pasos, funciona como sitio para una cita romántica, funciona para trabajar -tienen wi-fi y mesas con enchufes al alcance del cable de tu compu-, funciona si tienes antojo de algo dulce o de una comida ligera. Y además no es caro.


Los postres merecen su propio párrafo. Hay opciones saladas para comer (principalmente chapatas y ensaladas) pero a nosotros se nos fueron los ojos hacia la repostería que no solo es súper bonita, además está deliciosa. Además de los cafés pedimos chocolate y esa fue otra sorpresa, porque el sabor era delicado e inesperado y, aunque no pudimos descifrar su secreto o quizá justo por eso, pensamos regresar por más. 

  
Café Negro - Centenario 16, Coyoacán. Facebook - Foursquare - Twitter.

No hay comentarios.

Comente con confianza, no comemos (a menos que sea usted un delicioso tocino).

Volver arriba