El puerto de Veracruz

Veracruz es muy especial para este blog, porque fue ahí donde Héctor -el fotógrafo de casa- y yo, -Ángeles, la redactora- nos conocimos hace poco más de tres años. 


Veracruz es un lugar ideal para vivir una historia de amor, y no nos referimos específicamente a ir a ver si ahí está el amor de tu vida (que tampoco está nada mal) sino a planear una escapada que bien puede ser de fin de semana. 


Una ventaja de Veracruz es que está a distancia relativamente corta de la Ciudad de México. 6 horas en autobús. Eso lo hace un destino de playa bastante popular...


Si quieres playa puedes hospedarte en un hotel de Boca del Río, que es el municipio vecino, pero nosotros recomendamos la experiencia completa en la Ciudad de Veracruz, mejor si te quedas en un hotel del Centro Histórico. 


Y luego estando allá ¿qué? Veracruz es una ciudad ideal para pasear así que lleva tus sandalias más cómodas y disponte a recorrer el centro, los portales, el malecón. Lo mejor es empezar muy temprano antes de que arrecie el calor.



Cuando el sol ya no te permita andar en la calle, entra al famoso acuario, ve a comer (que es la otra cosa que aquí se hace muy bien) o visita el Fuerte de San Juan de Ulúa donde igual no se te va a quitar el calor. Regresa al hotel y échate una siesta.



Y entonces, en la tarde, vuelve a salir para vivir la tarde veracruzana. Los sábados es muy probable que encuentres parejas bailando danzón en alguna plaza. Cómete un helado. Ve caer la tarde. No uses reloj. 


El puerto de Veracruz es un destino para descansar sin hacer nada en especial, nada más mirarlo y vivirlo, sentir ese algo que sólo tienen las antiguas ciudades marítimas llenas de sal e historia, ciudades donde los metales se oxidan y las mujeres llevan el pelo siempre revuelto. 



Quizá sea algo de todo eso lo que las vuelve tan propicias para el romance.  

 

1 comentario

  1. o aaaaaaaaa esas fotos me ponen triste por que extraño veracruz :(

    ResponderEliminar

Comente con confianza, no comemos (a menos que sea usted un delicioso tocino).

Volver arriba