Bares y cantinas: Salón Niza

Aquí en Los Tocinantes nos gustan las cantinas tradicionales. Su encanto es tal que incluso se han abierto restoranes "tipo cantina" que carecen de la cualidad un poco rasposa de las originales. En los segundos todo es más cuidado, más limpio y ordenado, más ¿fresa? Quizá sería la palabra.


Aunque algunos de esos restoranes tipo cantina no están mal porque recuperan lo mejor del concepto -alcohol sin demasiadas complicaciones y buena comida para acompañar- nuestro corazón está siempre con las clásicas cantinas de oficinistas y viejitos. Ahora también de hipsters. Algunas. 


El Salón Niza siempre está lleno de lugareños pero el paisaje cambia dependiendo del día y la hora. Durante el día es un lugar soleado al que van a comer personas que trabajan por la zona y vecinos de las colonias Juárez y Roma. Por las tardes el ambiente se distiende aún más. La comida es buena a cualquier hora.


Los meseros son notables: visten saco blanco y corbata, son espectacularmente eficaces y algunos llevan más de 20 años trabajando en el lugar. A veces se detienen en la mesa de algún habitual y los diálogos son bellos por ligeros a la vez que cálidos y cercanos.

Cuando llegas te reciben con un platito de cacahuates. Los puedes ignorar un poco e irte directo a la carta, por las tardes tienen las típicas tortas de cantina -en el día no porque cerca hay una dependencia gubernamental y les hacían grandes pedidos de tortas "y hacemos tortas o servimos tragos" nos dijo uno de los meseros- los jueves tienen albóndigas que son el platillo que gana por goliza en foursquare

 

Nosotros pedimos unas manitas de cerdo a las cuales Héctor les chupó hasta el último huesito (si te queda un huequito puedes llenarlo con un postre). El detalle de la manteleta de papel era impagable: un anuncio de Pepto Bismol en el que sale un miniluchador saltando de la tercera cuerda. Soy un turista extranjero y me la llevo de recuerdo.


En cuanto a los tragos, la barra es competente pero simple. Ahora que la mixología se encuentra en un gran momento (y no nos malinterpreten, a veces disfrutamos un coctel recién inventado que lleva 8 ingredientes y un alcohol costoso) hay días en los que buscas una cuba bien servida.


El Salón Niza es una buena alternativa al cercano Salón Covadonga. Se puede platicar mejor y no extrañarás la chistorra con queso. Sólo no pases demasiado la voz.


Salón Niza: Avenida Chapultepec 259 (esquina con Niza) en la Colonia Juárez. Abren de lunes a viernes de 12 del día a 12 de la noche y sábados de 12 del día a 8 de la noche. Domingos cerrado.


1 comentario

  1. El Salón Niza fué la segunda cantina a la que entré ( de menor de edad), tomé una piña colada sin alcohol y montones de platillos deliciosos. De eso ya unos ayeres, pero era una tradición en mi familia para cualquier celebración. Tendré que regresar pronto.
    Muy buen blog!!
    Paola

    ResponderEliminar

Comente con confianza, no comemos (a menos que sea usted un delicioso tocino).

Volver arriba