Diccionario callejero: La Guacamaya

Fuimos a León a ver zapatos -detalles y choros teóricos en Boticapop.com- pero obviamente aprovechamos para visitar un par de bares y añadir una comida callejera a nuestra lista de bocados exóticos. Y es que las botanas de calle en México son una cosa muy rara... nomás que ya estamos acostumbrados.


La Guacamaya, pues.

Las Guacamayas son básicamente tortas de chicharrón. "Duro" le dicen en León al chicharrón crujiente -se hace necesario distinguirlo del chicharrón prensado o del preparado en distintas salsas-. Agarras un bolillo, lo partes, le metes chicharrón y ya casi tienes una Guacamaya.


La gracia está en la salsita de jitomate con la que se baña al chicharrón. Tiene limón, cebolla y es ultra picosa. Ultra picosa de verdad. Muy recomendable para una cruda.




En la mayoría de los lugares le ponen aguacate, en algunas versiones la salsa tiene cueritos de cerdo y en las que más nos recomendaron (Las Guacamayas de Javier) puedes pedirlas con un taco dorado adentro o_O Si eso no es exótico, qué lo es.


Por 20 pesos tienes un tentempié con los tres grupos de alimentos. Sólo para tragones con mucho espíritu.

2 comentarios

  1. Yo soy de ese tipo de tragones, se me hizo agua la boca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo más padre es que es una botana que se puede hacer en casa: pan, chicharrón, pico de gallo. That's all ;)

      Eliminar

Comente con confianza, no comemos (a menos que sea usted un delicioso tocino).

Volver arriba