Diccionario callejero: la marquesita

Hoy en la gustada sección "Diccionario Callejero" vamos hasta Mérida por esta delicia dulce (en realidad es trampa, aunque la marquesita es un bocado yucateco, esta la comimos en la Colonia Juárez).


La marquesita es una especie de crepa muy tostada -queda dura y crujiente- con forma de taco o flauta, rellena con queso de bola (ojo, específicamente "queso de bola") y un ingrediente dulce como cajeta, nutella o mermelada. 


Así, queda un antojito que es crujiente por fuera, blandito por drentro, dulce y salado. O sea, como nos gustan nuestros antojitos: complejos. En Mérida se consigue en puestos callejeros.


En este post les compartimos un paso a paso de la única y verdadera marquesita.







Si ya te estás preguntando dónde la consigues, anota.

La Bola, tienda de cosas Yucatecas (hamacas, guayaberas, bolsos y claro, marquesitas) - Liverpool 9, Colonia Juárez, Ciudad de México - Facebook.


2

V Motel Boutique

Un día nos avisaron que iban a fumigar nuestro departamento y debíamos estar todo el día fuera. En sábado. Así que decidimos buscar un hotel con jacuzzi para remojarnos y después ver tele por cable (en casa no tenemos tele), pedir servicio a la habitación y matar el tiempo durante horas. Foursquare nos llevó a V Motel Boutique.


Si, es lo que parece: un hotel de paso -de hecho al entrar te especifican que el costo de la habitación es por ocho horas-. Un hotel de paso muy divertido.

Quizá sea porque no tenemos práctica en el tema hoteles de paso, ya nos dirá el lector que si la tenga, pero todo nos pareció nuevo y jocoso. 

 Sillón ergonómico... con instrucciones para los despistados.

El hotel en si está muy bien: nuevo, impecable y con personal atento y discreto. Plus, costó lo mismo que otro menos fancy al que fuimos primero y en el cual no encontramos habitación y cuya recepcionista era fea y poco amable.

 
El diablo está en los detalles: nosotros llevábamos equipaje para el paseo pero en realidad el hotel provee todo. Cepillo de dientes, sandalias (desechables), ¡hasta gel para el pelo por aquello de "pero te peinas"! También tiene estación para enchufar el ipod/iphone y reproductor de DVD's. Que pensaron en todo, pues.


Nuestro detalle favorito fue la ventanita para recibir el servicio a la habitación -ya les decíamos que no tenemos experiencia en estos menesteres-, donde pagas y recibes tu orden en plan misterioso/policía china sin cruzar mirada con el camarero.


La carta de comidas y bebidas está muy competente: con cocteles variados y platos llenos de carbohidratos por aquello de recuperar la energía. También hay opciones saludables pero nosotros las ignoramos olímpicamente.


De la visita nos llevamos muchos lols y la recomendación para parejas que quieran cambiar de paisaje de vez en vez, que siempre hace bien. Nosotros tomamos la habitación más sencilla pero hay algunas que son habitación sauna, otras con cama giratoria y así. También hay un menú de juguetes, disfraces, aceites para masajes y ese tipo de cosas, por si buscas una experiencia más hardcore.


V Motel Boutique - Viaducto Miguel Alemán 77, Colonia Escandón, Ciudad de México - Página oficial - Facebook - Twitter - Foursquare.


0

Posada El Alquimista, en Zipolite

En nuestra última visita a Mazunte, en Oaxaca, decidimos visitar Zipolite. Era un día lluvioso así que prácticamente fuimos ahí a comer al lugar más recomendado del pueblo: la posada El Alquimista.


El Alquimista es hotel pero nosotros sólo conocimos el restorán. Situado en el extremo contrario de la nudista Playa del Amor, queda en un rincón muy tranquilo perfecto para comer con mucha calma o tomar tragos frente al mar. 


Si hay una cosa que no falla en las playas de Oaxaca es que siempre se come bien. Sea en una fondita sencilla o en sitios más elaborados y El Alquimista no es una excepción.


Nosotros pedimos fajitas de pollo con vegetales y atún con balsámico (porque proteínas) y nos quedó espacio para el postre: un pastelito de chocolate que tenía cara de haber sido horneado en una lata y que estaba delicioso, esponjosito por fuera y con relleno de chocolate líquido y tibio.


Mejor aún que la comida es la experiencia del sitio. Buena música, buena vista y buena vibra.


Nos unimos a todos los que recomiendan El Alquimista como el mejor restorán de Zipolite. 

Posada El Alquimista - Zipolite, Oaxaca. Sitio oficial - Trip Advisor - Foursquare.


0

Cubanía, de Nespresso

Al principio de los tiempos (de Nespresso) teníamos nuestros prejuicios, supongo que como medio mundo. Y es que, si bien no nos decimos expertos en café, hemos aprendido a distinguir uno decente de una chapuza. Así pues, hace tiempo - años- el café encapsulado de Nespresso nos llegó a inspirar desconfianza. Hasta que lo probamos.


La sorpresa llegó durante la primer Vogue Fashion Experience, antecesora de la Fashion's Night Out. En la boutique Nespresso de Masaryk probamos algunas tazas de café. Buenas, normal. Lo increíble fue cuando nos preguntaron exactamente cómo nos gusta un expresso: qué tan ácido qué tan aromático qué tan fuerte o suave y así. Después, nos sirvieron el expresso perfecto de acuerdo a nuestra descripción.




Es lo que tienen las infinitas variedades de las cápsulas de colores de Nespresso. Alguna le va a dar exactamente a tu gusto. Y luego están las ediciones especiales, para salir de la zona de confort y explorar un universo entero de café.



La más reciente edición especial de Nespresso es Cubanía, inspirada obviamente en la isla de Cuba, con una textura densa y un aroma poderoso y complejo, de carácter fuerte pero sin demasiada acidez. Es verdaderamente muy intenso (mientras que las tazas más intensas que ofrece la marca tienen una intensidad 10 u 11, Cubanía llega a 13).


Lo probamos, lo aprobamos y nos quedamos con ganas de practicar en casa las recetas basadas en Cubanía. Desde un clásico café cubano con hartísima azúcar -aquí un video- hasta esta bebida con hielo, leche y mermelada de naranja: Cubanía Naranja.


Échale un ojito a la web de Nespresso, especialmente a la sección de esta edición especial, es muy linda.

0

Panuchos. Capital: La pequeña Susana

Esta fondita yucateca afirma ser la capital mundial del panucho y aunque la afirmación puede parecer temeraria (¡el panucho, esa institución de la península de Yucatán!) lo cierto es que La Susana es un lugar perfecto para explorar una de las gastronomías más interesantes en un país lleno de gastronomías interesantes. 

La Susana no es un restorán fancy, aquí no reinventan ni reinterpretan nada ¡gracias a Kukulkán! No es que tengamos nada en contra de la investigación y la novedad pero imagínense que un día, de repente, toda la comida mexicana estuviese "reinterpretada". Hay algunas buenas razones por las cuales los clásicos duran siglos. 


Vale, que nos distraemos. Si vas a Mérida y quieres probar lo más delicioso de la comida yucateca pásate por aquí. Puedes empezar por una sopa de lima (de milenario origen), prima del caldo de pollo de siempre pero única gracias a la lima que la vuelve ligera, refrescante y exótica. Totalmente obligada.

Después, déjate llevar por el antojo o por el nombre que te suene más gracioso. Si eres tímido, empieza por los tacos: cochinita, poc chuc (cerdo en especiado esplendor) o relleno negro (ese es difícil de explicar, mejor pruébalo).


Eso si, hagas lo que hagas no te vayas sin comer un panucho y/o un salbute, ambos antojitos de la familia de las garnachas a base de maíz pero exhuberantes como sus nombres.


Lamentablemente una sola visita a La Susana no alcanza para probarlo todo (¿alguien dijo papadzules?) y menos si vas con un solo estómago. Si vas en grupo una buena idea puede ser pedir al centro e ir probando varios platillos. En cualquier caso, mejor no ignores este amable consejo:

Los precios, además, son bastante moderados y el personal es amable y cálido. ¿Ya se notó que caímos rendidos de amor?


La Pequeña Susana (sucursal Alemán) - Calle 26 No. 229-A entre 17 y 19 Col. Miguel Alemán, Mérdica Yucatán. Abierto de 12 del día a 1 de la mañana. Facebook - Twitter - Foursquare.

2

La Chicha: para comer y para parrandear

La Chicha es un bar de vecinos... cuyos vecinos son residentes de la colonia Roma. Está ligeramente alejada de la zona más bulliciosa (sobre Álvaro Obregón) pero lo suficientemente cerca y además cambia su personalidad dependiendo si es de día o de noche. 


 Durante el día es un lugar muy tranquilo para comer y platicar, con un menú muy accesible que cambia cada día. Durante la noche es un bar súper animado cuya mejor oferta es el ambiente: animado, desenfadado, sin poses ni mala onda. 


Para beber puedes pedir una cerveza artesanal o una industrial -a diferencia de otros bares de la zona, aquí encuentras de ambos tipos- o un mezcal. Y ya, es lo que hay. Acompáñalo con botanas o los platos de la carta pensados con ese ánimo: taquitos de chistorra, papas bravas o champiñones rellenos (posiblemente nuestros favoritos). 


La Chicha es también un bar con filosofía, misma que puedes encontrar escrita en las paredes. Estamos seguros de que el buen ambiente viene de esa filosofía: "Póngase a veces en el lugar del otro", "No toleramos cosmovisiones intolerantes". 


La música también merece una mención especial. Seleccionada con cariño y ajustada en un volumen ideal, la música en La Chicha se aleja de los clichés y contribuye a crear un agradable espacio de comedera, bebedera y buenos amigos. 


La Chicha. Orizaba 171 Colonia Roma. Fousquare - Facebook - Twitter.

0
Volver arriba